Realizar campañas en Google Ads es una buena opción de captar tráfico cualificado hacia nuestra web. En ocasiones los contenidos de nuestra web no llegan ahí donde se encuentra nuestro público objetivo. En ese sentido Google Ads nos ayudará a cubrir esas primeras posiciones siempre y cuando cumplamos una serie de requisitos.

Pero que esto no te lleve a equívoco, no pienses que invirtiendo en campañas de pago te puedes olvidar de dedicar recursos a optimizar el posicionamiento orgánico de tu web (SEO). Es más, la combinación de ambas estrategias unida a una optimización continua es lo que hará que los resultados de tu web mejoren. Ten en cuenta que aparecer en primeras posiciones por tráfico de pago y bien posicionado por orgánico te ayudará a que te reconozcan como líder en tu sector, incrementando la presencia online y generando marca.

Gestionar las campañas de Google Ads eficientemente puede ser un reto si tu empresa es B2B y estás en mercados muy competitivos. Puede que te encuentres en una situación en la que las búsquedas sean bajas y la competencia sea alta, con lo que los costes por clic (CPC) pueden llegar a ser muy altos.

Sigue los siguientes consejos para sacar el máximo rendimiento de tus campañas:

 

Empieza por las palabras clave negativas:

Seleccionar las palabras clave adecuadas y relevantes es el paso más importante para conseguir que tus campañas atraigan visitas de calidad. Una buena manera de saberlo es revisar cuáles fueron las palabras clave por las que realmente se activan tus anuncios. Revisa el informe de términos de búsqueda para determinar las palabras clave negativas.

Vamos a centrarnos en dos tipos de exclusiones principalmente:

  • Búsquedas irrelevantes: depende de la precisión de las palabras clave que hayas utilizado puedes llegar a encontrarte en situaciones en las que, a pesar de estar recibiendo tráfico, no hay conversiones, ya que el término era demasiado genérico. Una solución puede ser excluir homónimos, palabras mal escritas (misspellings) y dedicar tiempo al informe de términos de búsqueda.
  • Tráfico no cualificado: el segundo tipo de exclusión está enfocado a usuarios que pueden costarnos un clic pero que en este momento no están dispuestos a comprarnos/iniciar una relación comercial. Este puede ser el caso de personas buscando empleo, ofertas, búsquedas de productos de segunda mano, personas interesadas en formación…

Personaliza tu estrategia de remarketing:

El remarketing bien gestionado puede ser muy efectivo. Este sistema consiste en reimpactar a los usuarios que ya han visitado previamente nuestra web a través de la red de Display. El truco está en personalizar el remarketing para evitar quemar al usuario con demasiada insistencia. 

Para ello, te recomendamos que hagas uso de las siguientes técnicas:

  • Publicidad enfocada: todos los esfuerzos deben ir enfocados a aportar valor en cada fase del embudo de conversión. Puedes mostrar un mensaje personalizado en función del punto en el que se encuentra el usuario. Por ejemplo, si el usuario llegó a meter productos en el carro pero no finalizó la compra, ofrece un código o cupón de descuento.
  • Time-delayed retargeting: consideramos que perseguir al usuario con el mismo mensaje durante 60 días puede ser angustiante y molesto. Crea una campaña de retargeting con varios fases o hitos diferentes, de forma que muestres diferentes mensajes ordenados cronológicamente.

En otro post trataremos el remarketing en profundidad, viendo las diferentes posibilidades que nos ofrece.

Aprovecha las oportunidades de publicidad en Gmail

Desarrollar campañas en Gmail puede ser una buena idea teniendo en cuenta que hay más de mil millones de usuarios. Teniendo en cuenta este dato, te aconsejamos que uses las siguientes segmentaciones:

  • En base a listas de remarketing: conseguirás llegar a los usuarios que ya han visitado tu web.
  • Por dominios: usuarios que reciben comunicaciones de algunos dominios en concreto (como puede ser el de la competencia).

En este sentido, recordad que un coste por adquisición (CPA) alto no tiene por qué ser negativo siempre y cuando hayas definido un ciclo de vida del cliente y que pujes en consecuencia. 

Existen diversas técnicas que iremos viendo en otros posts e incluso algunas un poco delicadas como el uso de las keywords de la competencia, que bien utilizado puede ser una estrategia interesante. Recordad, en este último caso, que no se puede utilizar el nombre de la competencia en el propio anuncio, aunque sí que está permitido pujar por los nombres o marcas de la competencia.

Si no tienes claro por dónde empezar o cómo aplicar estas técnicas, no dudes en contactar con nosotros. Estaremos encantados de ayudarte.